Cuida tu autoestima.

15082 (1)

La autoestima es la valoración, percepción y apreciación que una persona tiene de sí misma. Este término se refiere a cómo una persona se ve a sí misma, qué tan capaz se siente, cómo valora sus habilidades, características y logros, y cuánto se respeta y se acepta a sí misma. La autoestima puede influir en la forma en la que nos relacionamos con los demás, en nuestras decisiones y en nuestra capacidad para enfrentar los desafíos de la vida. Una autoestima saludable conlleva tener una imagen positiva de uno mismo, confianza en las propias capacidades y una actitud de respeto y aceptación hacia uno mismo.

¿Qué situaciones nos hacen perder autoestima?

Hay una variedad de situaciones que pueden afectar negativamente la autoestima de una persona. Algunas de estas situaciones son las siguientes:

  • Críticas constantes o negativas: las críticas constantes, especialmente si son negativas o destructivas, pueden erosionar la confianza y la autoestima. El hecho de recibir repetidamente comentarios desfavorables puede hacer que una persona se sienta insegura y que no sirva para nada, afectando su percepción de sí misma. Esto puede llevar a la duda y la autocrítica excesiva, contribuyendo a una baja autoestima y dificultando el desarrollo personal y emocional.
  • Fracasos o rechazos: los fracasos en diversos ámbitos, como lo académico, laboral, social o personal, junto con el rechazo, pueden generar sentimientos de incompatibilidad y falta de valor propio. La mala experiencia al no alcanzar metas deseadas o ser rechazado puede afectar a la imagen que una persona tiene de sí misma, minando su autoestima y disminuyendo su confianza.
  • Comparaciones constantes con los demás: compararse constantemente con los demás y percibir que uno no alcanza ciertos estándares puede provocar sentimientos de inferioridad y afectar negativamente a la autoestima. Esta tendencia a evaluar constantemente el valor propio en relación con los demás puede generar una sensación de insuficiencia y disminuir la confianza en uno mismo, afectando así de forma negativa a la percepción personal y al bienestar emocional.
  • Abuso o maltrato: el abuso físico, emocional o verbal puede tener un impacto devastador en la autoestima de alguien, dejándola con sentimientos de indignidad y falta de valor. Las personas que sufren abuso a menudo internalizan los mensajes destructivos que reciben, lo que puede llevar a una percepción distorsionada de sí mismas y a una profunda desvalorización personal, dificultando su capacidad para recuperarse emocionalmente.
  • Expectativas poco realistas: la presión de satisfacer expectativas poco realistas, tanto propias como ajenas, puede inducir sentimientos de fracaso e impactar negativamente en la autoestima. El miedo constante a no cumplir con objetivos inalcanzables puede generar ansiedad y autocrítica, afectando a la percepción de uno mismo. Esto puede llevar a una disminución en la confianza personal y en la valoración de las propias capacidades.
  • Perfeccionismo: la búsqueda constante de la perfección en todos los aspectos de la vida puede resultar agotadora y conducir a sentimientos de insuficiencia cuando los objetivos impuestos no se alcanzan. Esta exigencia constante puede provocar una autoevaluación negativa y una percepción distorsionada de uno mismo. Como resultado, la autoestima puede sufrir al sentirse continuamente decepcionado por no cumplir con expectativas irrealmente altas.
  • Experiencias traumáticas: las experiencias traumáticas, como la pérdida de un ser querido o un accidente grave, pueden tener un gran impacto en la autoestima. El trauma puede dejar cicatrices emocionales que afectan a la percepción de uno mismo, generando sentimientos de invalidez o indignidad. La autoimagen se ve influenciada por el trauma, lo que puede resultar en una autoestima deteriorada y dificultades para recuperarse emocionalmente.

Es importante reconocer estas situaciones y buscar formas saludables de manejarlas para proteger y fortalecer la autoestima.

Consejos para mejorar nuestra autoestima.

Aquí tienes algunos consejos para mejorar la autoestima:

  • Practica el autocuidado: dedica tiempo para cuidar tu cuerpo, mente y emociones. Esto puede suponer hacer ejercicio regularmente, comer saludablemente, dormir lo suficiente y practicar técnicas de relajación como la meditación.
  • Acepta tus imperfecciones: reconoce que nadie es perfecto y aprende a aceptar tus debilidades y errores como parte natural del crecimiento personal. No te centres en las críticas y ten siempre en mente que tu autoestima no depende de los demás.
  • Establece límites saludables: aprende a decir «no» cuando sea necesario y establece límites claros en tus relaciones para proteger tu bienestar emocional.
  • Celebra tus logros: reconoce y celebra tus éxitos, por pequeños que sean. Esto te ayudará a valorarte más y a aumentar tu autoestima.
  • Rodéate de personas positivas: busca el apoyo de personas que te valoren y te animen. Evita a aquellos que constantemente te critican o te hacen sentir mal contigo mismo.
  • Practica el pensamiento positivo: desecha tus pensamientos negativos y cámbialos por ideas positivas. Practica la gratitud y enfócate en lo que tienes en lugar de lo que te falta.
  • Aprende nuevas habilidades: desafía tu mente y tu cuerpo aprendiendo cosas nuevas. Esto puede ayudarte a desarrollar confianza en ti mismo y a sentirte más capaz en todo lo que te propongas.
  • Busca ayuda profesional si es necesario: si sientes que tu autoestima está afectando significativamente a tu vida diaria, este terapeuta online para la ansiedad recomienda buscar la ayuda de un terapeuta o consejero que pueda ayudarte a trabajar en tu autoestima y bienestar emocional.

Mas articulos

Superando el trauma con EMDR

La psique es compleja. Comprender como funciona nuestro cerebro no es nada fácil. Entender como la mente se maneja, tampoco. Los procesos mentales para manejar

Scroll al inicio